Connect with us

INNOVADORES VS COVID 19

La tecnología y la ciencia lucharon contra la pandemia y está consiguiendo vencerla. 

Published

on

Angel Llavero Lopez de Villalta

Nombre del portavoz : Ángel Llavero López de Villalta

En primer lugar, ¿cómo le va a usted y a su familia en estos tiempos de COVID-19? 

Todos estamos muy bien, especialmente agradecidos al esfuerzo que a nivel mundial ha hecho toda la ciencia para poder buscar una solución.

Háblenos de usted, de su carrera, de cómo fundó o entró en esta empresa

Estudié derecho y en el año 2007 creamos una empresa, Soluciones Sicnova, para poder comercializar con impresoras 3D. Surgió porque un amigo, después de ver un episodio de CSI Nueva York en el que se fabricaba una bala con una impresora 3D, me dijo que él creía que eso iba a ser el futuro. 

Solicitamos la distribución a una multinacional americana que se llamaba Z Corporation y empezamos a trabajar 

¿Cómo innova su empresa?

Nuestra empresa innova en distintos ámbitos. Nosotros entendemos la innovación como algo de 360 grados. Intentamos innovar obviamente en el desarrollo de producto mediante un departamento de I+D para lo cual hemos utilizado distintos proyectos de CDTI, de fondos europeos, de EuroStar…etc. A los que hemos dedicado muchos recursos, no solamente económicos sino también humanos y materiales.

Fruto del desarrollo de la tecnología, Sicnova es el copropietario y fundador de la nueva tecnología disruptiva de metal Meltio. 

De igual modo, intentamos también ser innovadores en la manera de cómo ofrecer los servicios, cómo ayudar a nuestros clientes a identificar el potencial de la impresión 3D y de la fabricación aditiva y digitalización 3D. Para ello hacemos una venta muy consultiva e intentamos ser bastante innovadores en los procesos y en las formas de poder contactar con los clientes y que el cliente conozca la tecnología y pueda elegir la mejor de las opciones para su fábrica. 

Por último, y lo más importante, innovamos mucho con nuestro personal. Algo de lo que estamos especialmente orgullosos es con que Sicnova tiene un índice de rotación histórico inferior al 2% de su personal. Contamos con una estabilidad tremenda en la plantilla, gente que lleva con nosotros muchos años, lo que hace que la fortaleza humana del equipo sea extraordinaria y que la fortaleza profesional y empresarial de la compañía esté muy consolidada gracias al know-how y a la implicación del personal.

¿Cómo afecta la pandemia de coronavirus a su negocio y cómo lo está afrontando?

Al final la pandemia para nosotros fue algo que por suerte o por desgracia, y, gracias a la participación de Sicnova en la empresa Meltio desde finales del año 2019, empezamos a atisbar en China y fue a principios de 2020 en el mes de febrero cuando decidimos que debíamos tener mucho cuidado y empezamos a hacer algún material de EPI para la compañía.

 Todo resultó ser extraordinariamente diferente cuando en un momento determinado yo estaba siendo padre, estaba en el paritorio con mi mujer, porque íbamos a ser padres de nuestro segundo hijo y desde el ministerio de industria y desde la agencia del medicamento se hace un grupo de WhatsApp donde se me incluye y hablan de los EPI.

 Ahí fue cuando empezó un poco toda la tormenta en la que Sicnova fue un participante más como el resto de miles de empresas e instituciones que intentaron poner su granito de arena para ayudar en lo que se podía en ese momento.

Para nosotros la pandemia fue un ejemplo muy evidente de cómo la fabricación aditiva y las impresoras 3D fueron muy útiles y necesarias, fueron las únicas alternativa posible para poder intentar fabricar equipos de protección en un tiempo récord de 24H.

De un día para otro, miles de propietarios, empresas y particulares de impresoras 3D se pusieron al servicio de la sociedad. Sicnova encabezó la creación de una plataforma donde llegamos a fabricar más de cien mil viseras totalmente gratuitas. Buscamos una plataforma donde mediante   el esfuerzo tanto de Sicnova como de otras muchas empresas amigas que colaboraron con dinero y esfuerzo, fuimos capaces de comprar material, de comprar lo necesario para poder fabricar y mandarlo a miles de usuarios de impresoras que pusieron sus impresoras y su tiempo, la energía en su casa para estar fabricando y poder entregar esas viseras a hospitales, instituciones etc. 

Para Sicnova la experiencia del coronavirus fue como para todos bastante traumática  a nivel personal pero a nivel profesional fue enriquecedora por ver como fuimos capaces de en un tiempo récord no solamente ayudar y colaborar si no que en paralelo los compañeros se organizaron para intentar generar contenido de calidad, un calendario de webinar  y de actividades por videollamada; que fuésemos capaces de poder ofrecer algo de entretenimiento, algo de información, algo de pasatiempo para esos días tan largos de confinamiento no sólo para nuestros clientes y para los que pudieran estar interesados en la tecnología si no también para los pequeños de la casa mediante el uso de la impresión 3D como un juguete o como una alternativa para aprender algo durante ese tiempo de pandemia. 

En definitiva, el coronavirus fue para Sicnova una prueba de la que estamos muy orgullosos por nuestro comportamiento, como fue capaz de encabezar o de liderar esa plataforma y estamos muy agradecidos con los que participaron. 

¿Ha tenido que tomar decisiones difíciles y cuáles son las lecciones aprendidas?

Siempre se toman decisiones difíciles y por supuesto siempre aprendemos. 

En el caso de la situación con la pandemia la mayor dificultad que tuvimos fue cuando en el inicio estaban empezando los ERTE y había un poco ‘totum revolutum’ en el que todos los abogados, asesores etc, te llamaban para pedir que por favor reconsiderara si realmente necesitábamos hacer un ERTE, que venían tiempos muy difíciles. 

La decisión para mí no fue difícil, fue muy fácil: Sicnova no iba a hacer ERTE porque éramos capaces de buscar la manera de sobrevivir en estos tiempos. No buscábamos ganar dinero ni buscábamos hacernos ricos en la pandemia, teníamos muy claro que no queríamos comercializar ningún producto ni servicio aprovechando la debilidad o la situación de estrés que generaba la pandemia y  queríamos aprovechar el momento para poder posicionar la marca como una empresa sensible, cercana a nuestros clientes, a la población en general y que fuésemos capaces de ofrecer un valor añadido. La decisión fue decirle a los compañeros que no íbamos a hacer ningún ERTE y que si no éramos capaces de hacerlo bien el resultado sería que tendríamos que cerrar la empresa definitivamente porque no tendríamos dinero pero hasta que gastáramos el último céntimo íbamos a estar todos en la plantilla y nadie se iba a ir.

Eso fue un punto de inflexión, porque todos los compañeros automáticamente se pusieron manos a la obra, cada departamento generó calendarios de Webinar y de actividades a realizar para sus clientes potenciales y actuales. 

Aprendimos que, cuando les das responsabilidades al equipo y les das los recursos para que puedan innovar, los resultados son fantásticos. Tuvimos miles de visitantes en nuestros webinars, hablando de digitalización, fabricación, fabricación inteligente y de las fábricas del futuro así como de la creación de una mini serie de unos veinte capítulos donde hacíamos entrevistas con gente importante: ministros, asesores de Obama… hablando de como creían que la pandemia estaba cambiando el mundo y al final la lección aprendida es que en tiempos de dificultad todos tenemos que estar más cerca, tenemos que darnos más arropo, más cariño y entre todos somos capaces de hacer mejor las cosas. 

¿Qué herramientas específicas, programas informáticos y habilidades de gestión está utilizando para superar esta crisis?

Muy sencilla la respuesta, ser muy humano. En Sicnova y en nuestro grupo de empresas intentamos que la persona sea el centro de todo, que el trabajador sea el centro, porque entendemos que si el trabajador está feliz va a poder hacer su mejor esfuerzo para que los clientes estén contentos, para que los proveedores estén contentos, por lo tanto, el centro o núcleo, es la persona. Para nosotros la mayor, la única herramienta útil en este momento es poder ser más humano que nunca. Poder ser más empático, poder escuchar a los compañeros, preguntarles que necesitan, en qué les podemos ayudar. Hubo compañeros que nos pedían ayuda para sus familiares directos que trabajaban en hospitales y no tenían medios de protección. La mayor herramienta ha sido el poder estar cerca de los nuestros, el poder estar con los teléfonos abiertos 24 horas disponibles.

No necesitábamos grandes herramientas informáticas, cierto es que elaboramos una plataforma muy chula para poder ayudar a todos aquellos geriátricos, hospitales, centros de salud, policía, instituciones en general que pudieran necesitar medios de protección. Les mandamos como he comentado anteriormente 100.000 viseras totalmente gratuitas con el apoyo de miles de personas fabricando en sus casas, en sus empresas con distintos medios y nosotros les facilitábamos el material totalmente gratuito.

¿Quiénes son sus competidores? ¿Y cómo piensa mantenerse en el juego?

Al final nuestros competidores son distintas empresas de distintos sectores. La impresión 3D es una tecnología transversal que afecta a distintos sectores y hablamos de competidores que son empresas similares a Sicnova  en el sentido de que pueden comercializar impresoras 3D con mayor o menor portfolio de productos que abarquen una solución completa o no, o con marcas de primer nivel o con una reputación un poco más secundaría.

La manera que tenemos de mantenernos en el tablero, nosotros lo definimos con 3 pilares básicos. El primer pilar muy importante es la alerta tecnológica, intentar ser una empresa capaz de identificar quiénes son los próximos jugadores, los próximos fabricantes, la próxima empresa que va a sacar una tecnología interesante, un nuevo producto que permita ofrecer un valor añadido al mercado, cuando detectamos eso queremos ser la empresa que represente a esa tecnología en nuestros territorios. Así como si vemos nichos de mercado que puedan ser interesantes, estamos abiertos al desarrollo de nuevas tecnologías o de nuevas aplicaciones para poder abordarlo.

Segundo pilar muy importante, intentar ofrecer un servicio a nuestros clientes y que sean ellos los que comprueben los estándares de calidad y nos elijan.  Tenemos muy claro que lo más importante es que el cliente te elija. Cada día el cliente toma la decisión, es el juez de este juicio, en el que decide a quién le quiere comprar, con quién quiere relacionarse y quién quiere que sea su proveedor de tecnología.

Para nosotros es muy importante la venta, el asesoramiento, el acompañar al cliente desde sus primeras tomas de contacto con la tecnología a la toma de decisión de la compra… por supuesto cuando empieza el trabajo que es cuando ya posee la tecnología, la instalación, el servicio postventa, el asesoramiento de nuevos materiales, de nuevos post procesos , de tecnologías complementarias, de aplicaciones que otras empresas o compañeros, puedan hacer en otros territorios del planeta y que a ese cliente le puedan interesar…etc. Todas esas facetas son las que hacen que intentemos a nuestra manera mantenernos en la partida, poder mantener el liderazgo que, a día de hoy, Sicnova tiene en España, Portugal y Latinoamérica. Por supuesto nada de esto se puede hacer, no podríamos mantener la compañía en la posición en la que la tenemos si no tuviésemos a nuestro personal como el núcleo de nuestra actividad. 

Como tercer pilar, repito que el trato a nuestro personal, el que se sientan importantes, el que se sientan partícipes de un proyecto en el que ellos son muy, y no me gusta la palabra “imprescindible” pero si me gusta la expresión “casi imprescindibles”, hace que ellos den lo mejor de sí mismos cada día para  que tanto clientes como proveedores puedan estar orgullosos de relacionarse con Sicnova. 

Sus reflexiones finales


Mis reflexiones finales son las siguientes: Creo que el coronavirus, la pandemia es un motivo por el cual se han acelerado brutalmente los cambios, estamos en un momento de cambio, creo que somos la generación más afortunada de la historia porque nunca ha habido tantos cambios en un corto periodo de tiempo y eso para las empresas y para los emprendedores es un mar de oportunidades. 

Referente a la impresión 3D creo que la pandemia y el coronavirus ha podido poner encima de la mesa un ejemplo de cómo la fabricación aditiva fue la única alternativa posible a una fabricación rápida e inmediata.

Durante las primeras semanas de pandemia la impresión 3D fue la protagonista para poder resolver o intentar paliar las necesidades o escasez que había de determinados materiales hasta que la industria tradicional, habiendo empleado el tiempo necesario para poder generar los útiles, la fabricación de moldes etc. empezó a hacer una fabricación industrial seriada. Evidentemente al ser un producto de bajo valor añadido y muy repetitivo eran más competitivos y más baratos. 

Para mí una de las reflexiones es que la pandemia sirvió para poder mostrar como la fabricación aditiva, impresoras desde dos mil a un millón de euros eran muy útiles para poder fabricar viseras, EPIS, respiradores, material de repuesto… etc.

Mi segunda reflexión es que como decía somos una generación afortunada porque están produciéndose muchos cambios y creo que la fabricación aditiva viene a ser uno de los grandes protagonistas de la nueva industria.

Creo que estamos en el momento de la reindustrialización de occidente y que después de la pandemia todos los países a nivel mundial se han dado cuenta de lo importante que es tener la capacidad de autoabastecerse en un mínimo de productos, la importancia que tiene industrializar de nuevo a los países, la importancia que tiene el ser muy golosos para la industria que busca países donde la mano de obra puede ser barata. A la misma vez, también es cierto que creo que estamos en un momento donde todos los gobiernos, todas las instituciones, están poniendo o van a poner un montón de dinero para intentar fortalecer la industria de cada país.

En esto la fabricación aditiva tiene un papel fundamentalísimo, por costes ,por versatilidad  y por algo muy importante que hemos aprendido: por tener la  flexibilidad de poder tener herramientas que te sirvan para fabricar una determinada pieza hoy y mañana otra completamente diferente.

Por primera vez en la historia, la ciencia se ha agrupado a nivel mundial, todas las instituciones, todos los gobiernos han puesto todos los recursos necesarios para concentrarse en resolver un problema. Gracias a eso hemos conseguido tener soluciones de vacunas, medicamentos etc, en un tiempo récord.

Creo que eso es una lección. Cuando realmente se pone el foco en conseguir un fin, (en este caso ha sido resolver la pandemia, pero podemos hablar de cambio climático, reindustrialización…etc), se puede. Se puede si todos trabajamos a una y creo que eso es otra de las grandes lecciones que la pandemia nos está dando.

 

WEB: sicnova3d.com

 

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Top of the month