Connect with us

Recursos

Capital intangible y valoración de empresas

Published

on

le capital immateriel et valorisation de l entreprise

El capital intangible está directamente relacionado con la valoración de la empresa, ya que es posible que ésta la acelere. En definitiva, la riqueza de la empresa supera la suma de sus activos contables y se mide en función de la calidad de los activos intangibles.

Cuando los emprendedores o líderes empresariales buscan fondos para desarrollar su actividad, les resulta difícil valorar la empresa. Los muchos parámetros a tener en cuenta no se refieren solo a las finanzas y otras matemáticas. Por tanto, el valor contable de una empresa no resume su valor global.

Varios métodos de valoración vigentes

Hay varios métodos de valoración que se pueden emplear. La mayoría son adecuadas para empresas con historial, ingresos reales y múltiples balances. Pero estos son ineficaces con respecto al análisis de startups (ciertamente prometedoras) y que, por lo tanto, aún no se han probado realmente.

El método “Tesauro”

Este método consiste en una referencia para medir el valor financiero del capital intangible y el valor extrafinanciero. Fue elaborado a petición del Ministerio de Finanzas, Economía e Industria de Francia. Su principal misión es, por tanto, crear una relación entre los activos del balance y la generación de flujo de caja. El repositorio se construyó sobre una base sólida que tiene como objetivo conciliar:

  • La medida de valor patrimonial global.
  • La medida de valor de los rendimientos corporativos que comúnmente se calcula utilizando el método de flujo de efectivo futuro descontado.
  • Y la valor en libros de la empresa.

El método Thesaurus-Bercy proporciona a las empresas herramientas para explorar componentes que no cuentan. Entre ellos, encontramos en particular a los clientes y colaboradores de la empresa. Es cierto que una clientela a largo plazo, así como empleados motivados, creativos y eficientes, aportan mucho a la empresa y, por lo tanto, representan un cierto valor. Entonces son posibles dos mediciones con este método:

  • Flujos de caja futuros descontados = valor de la empresa
  • Flujos de caja futuros que se podrán generar con el activo circulante = valor de la empresa.

La carga de trabajo que incumbe al evaluador variará según el enfoque elegido. En el primer caso, se tendrá que realizar la suma descontada de los beneficios futuros. Para el segundo, será necesario realizar un análisis del estado de todos los activos y deducir su capacidad para generar beneficios.

El método de flujo de caja descontado (DCF)

En el ámbito del análisis financiero, la valoración de la empresa se define como la suma descontada de los flujos de caja que se podrían generar en el futuro. El método que permite este cálculo se llama DCF y es un estudio más complejo que el de EBE, pero persigue el mismo objetivo.

Las previsiones financieras para las nuevas empresas casi nunca se cumplen. Las hojas de cálculo están demasiado alejadas de la realidad. Por tanto, este método no debe utilizarse como método de valoración, sino como promesa de rentabilidad en caso de éxito.

El método “comparables”

Las empresas pueden confiar en transacciones idénticas realizadas para apreciar un valor. En realidad, el mercado fija las cantidades. Si una startup del mismo tamaño y que opera en la misma industria que otra es capaz de recaudar dos millones, entonces esta última también es capaz de hacerlo. Y saber que ha recaudado esta suma no da más información sobre el porcentaje del capital así vendido. Sin embargo, una startup a menudo no tiene cifras comparables y, por lo tanto, no tiene equivalente en el mercado.

¿Cómo promocionar la empresa?

Todos estos métodos no se aplican necesariamente a una primera recaudación de fondos. Pero siempre es posible basarlo en un requisito de capital y el límite de dilución. Normalmente, el arbitraje toma la iniciativa. Si bien el líder empresarial tenderá a sobrevalorar su empresa, los asesores internos o externos pueden revisar esta valoración a la baja. En realidad, es mejor identificar el número de clientes que se pueden convencer y luego evaluar la facturación que representan.

Elija el método correcto

Así, todas las variables que se tienen en cuenta no son solo económicas ya que la calidad de la clientela, las habilidades de los equipos y los suscriptores también pueden constituir un valor para las empresas. Por tanto, se trata de evaluar el valor de la empresa en función de la calidad de su capital intangible.

El método patrimonial define el valor de una empresa principalmente en función de sus activos (máquinas, inmuebles, patentes, tecnologías…). Así, una empresa joven que no tiene balances ni activos físicos por definición escapa a un análisis de este tipo. La consideración del activo intangible es necesaria para valorizar la empresa (calidad de equipos, acuerdos de tipo comercial, etc.). Como recordatorio, el valor de los activos no se corresponde con el valor de mercado. Por tanto, la estrategia será determinante en el análisis y valoración de la empresa. El primer paso es desglosar el capital intangible y establecer los diferentes activos que participan en el proceso de creación de valor:

  • Capital humano : Formado por las cualidades de los empleados de la empresa (habilidades, saber hacer, motivación, implicación en la empresa);
  • Capital del cliente : Consiste en la calidad de las relaciones mantenidas con los clientes y la presencia de clientes fieles (solvencia y rentabilidad).
  • Capital de conocimiento : Consiste en las patentes, secretos comerciales de la empresa así como del conjunto de Investigación y Desarrollo.
  • Capital de marca : Corresponde a la reputación, singularidad y notoriedad de la empresa así como de sus productos y servicios.
  • Capital del proveedor : Basado en relaciones con proveedores y redes de distribución.
  • Capital organizacional : Incluye en particular seguridad, política de calidad, red de distribución y proceso de control de la empresa.
  • El sistema de informacion : Consiste en ergonomía, costos, cobertura comercial y confiabilidad de los sistemas.

Todos estos elementos constituyen la capacidad de la empresa para generar beneficios. Por tanto, no se incluyen necesariamente en el balance, pero sin duda contribuyen a la rentabilidad de la empresa, especialmente a largo plazo. Por lo tanto, para desarrollar un negocio y hacer que gane valor, el gerente de negocio debe concentrar sus esfuerzos en estos diferentes puntos.

Rodéate de inversores de calidad

La recaudación de fondos requiere muchos recursos de las empresas. Por tanto, es preferible no utilizarlo con demasiada frecuencia. Es en la dirección del mercado donde el emprendedor debe concentrarse. Es así como la importancia de las estrategias a corto, medio y largo plazo adquiere todo su sentido. Varias etapas se pueden llenar mediante una recaudación de fondos y tanto el volumen de negocios como la deuda permiten no disolverla demasiado rápido. Por tanto, la naturaleza de la innovación debe estar correlacionada con estos pocos principios. Dependiendo del posicionamiento de las empresas, la velocidad de acceso a su mercado objetivo será un factor fundamental.

En la práctica, el umbral de dilución para las empresas es muy variable, pero se sitúa entre el 20 y el 30%. Una vez que se ha evaluado el valor de la necesidad y se ha establecido el valor post-dinero, la empresa dispone de datos útiles, pero que en realidad son solo una base simple. Los inversores se están preparando para asumir riesgos y, por lo tanto, no dejarán de plantear las incertidumbres o inconsistencias en torno al proyecto en cuestión. Así comienza el proceso de negociación.

Negociaciones: saber aclarar objetivos

Las empresas necesitan aclarar sus objetivos con los inversores. ¿Quiere el gestor desarrollarlo a largo plazo o venderlo? La elección de socios es fundamental. Lo ideal es tener asociados capaces de aportar fondos, asesoría, pero también relaciones y cierto potencial de negocio. La actitud adoptada por el director comercial o emprendedor es particularmente evocadora de sus fortalezas y debilidades. El tiempo y la cantidad de interlocutores disponibles son un activo para ser más fuerte.

Cuando una empresa se enfrenta a un solo interlocutor, se encuentra en una posición débil ya que son ellos los que tienen una necesidad. Este último no tendrá ninguna dificultad para establecer sus condiciones. Finalmente, el inversor estará más inclinado a seguir al emprendedor que sabe vender sus productos y servicios, así como si tiene una visión clara de sus objetivos. Ser colectivo en este tipo de negociaciones también puede dar sus frutos. Las cualidades del equipo armado por el gerente no solo aumentan su credibilidad, sino que también aumentan sus posibilidades de éxito. De hecho, las habilidades y cualidades de los empleados agregan valor a la empresa.

Un puesto ya establecido

Tener varios clientes listos para comprar y una buena posición en el mercado objetivo le permite beneficiarse de una buena base. En la misma línea, ser seguido en las redes sociales y ver cómo se dispara el número de suscriptores permite ganar credibilidad y valor para la empresa. Una realidad hace que sea más fácil de extrapolar que una simple presentación puramente teórica.

Asimismo, si un inversor o un fondo especializado deposita su confianza en la empresa, las posibilidades de éxito aumentarán considerablemente. Así, el apoyo de bancos públicos o privados, actores locales o regionales, patrocinadores influyentes que confían en el gestor y en su empresa puede impactar enormemente en la decisión de los inversores. Los concursos y las recompensas que otorgan también permiten construir un expediente sustancial en torno al proyecto. Para crear relaciones sólidas de confianza con los inversores, solo hay una forma posible: superar los objetivos y hacer explotar las previsiones.

Servicios externos

Los consultores externos pueden ayudar a las empresas a preparar y llevar a cabo su recaudación de fondos. Aún así, debe tenerse en cuenta que, además del precio del servicio, pueden esperar comisiones por la recaudación de fondos.

Además, existen plataformas de crowdfunding que ofrecen a las empresas recaudar fondos en diferentes comunidades de inversores para ellas. Algunos de ellos cobran tarifas de análisis de archivos, mientras que otros aplican comisiones sobre la cantidad recaudada en caso de éxito.

Para concluir

Valorar una empresa es un ejercicio delicado. Entre balances, cuentas de resultados, anexos, la visión es parcial y la valoración incompleta. De hecho, este último se basa sobre todo en el capital intangible de la empresa. Este método de análisis proporciona una base de estudio más completa que los otros métodos, así como herramientas de análisis más profundas. Para valorar adecuadamente una empresa, se debe tener en cuenta todo el proceso de creación de valor.

El capital intangible es una base confiable de análisis en la que puede ser más que interesante trabajar, especialmente para empresas jóvenes como las startups.

 

 

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Top of the month