Connect with us

INNOVADORES VS COVID 19

Creando la universidad del futuro en @Assemblerschool

Published

on

Assembler team 2 scaled

Pretende  dar acceso a una formación de excelencia nos dice  Cristian Fondevila, CEO y Co-fundador de Assembler School

En primer lugar, ¿cómo le va a usted y a su familia en estos tiempos de COVID-19?

Por suerte tanto yo como mi familia no nos hemos visto afectados por COVID-19, estamos agradecidos, pero seguimos teniéndolo presente y manteniendo todas las medidas de precaución.

Háblenos de usted, de su carrera, de cómo fundó o entró en esta empresa

Assembler School la fundamos en 2019 Kasia Adamowicz y yo, para ofrecer un centro de formación de referencia para programadores de calidad. Nos conocimos en la aceleración de startups SeedRocket (yo estaba con un proyecto y Kasia era la manager de SeedRocket en aquella época) y en seguida “conectamos”.

 

De hecho, cuando iniciamos un máster o programa ejecutivo en Assembler School, siempre inicio el primer día con esta frase: “Soy Cristian Fondevila, y siempre he sido un pésimo estudiante.” Y a los alumnos de algún modo les impacta, puesto que siempre nos han enseñado que la figura del directivo/profesor o la figura del líder tiene obligatoriamente que pasar por estudios, masters y diferentes cursos y posgrados. 

De algún modo es paradójico que una persona sin haber finalizado la carrera decida montar un centro de formación  de alto rendimiento como el nuestro, pero a la par creo que es la esencia de nuestro éxito, yo viví cómo el sistema educativo tradicional y reglado, deja fuera a las personas que no encajan en su cuadrícula, y en muchos casos hasta te hacen creer que no eres válido. Por eso, a inicios del tercer año de carrera decidí dejarla para unirme a la aventura emprendedora de mi hermano en el mundo del retail. Ahí me di cuenta de que en 3 meses de trabajo intenso, aprendí más que en 20 años de escolarización y estudios oficiales. Después de varios años emprendiendo y dirigiendo departamentos de operaciones en diferentes empresas, tuve la oportunidad de unirme a mis socios y meternos de lleno en el mundo de la educación para cambiar el sistema de educación tradicional. Y en eso estamos hasta el día de hoy.

 

¿Cómo innova Assembler School?

En Assembler School pretendemos dar acceso a una formación de excelencia a cualquier persona con talento, por tanto para poder estudiar alguno de nuestros másters solo pagas una pequeña parte del coste del programa, la matrícula. Los alumnos empiezan a pagar una vez encuentran trabajo tras la graduación. Uno de nuestros objetivos es que nuestros alumnos consigan un buen trabajo, por ello sólo pagarán si lo encuentran y cumplen ciertos requisitos como el salario mínimo.

Este tipo de acuerdos, los llamados Income Share Agreement (acuerdos de ingresos compartidos), hace años funcionan muy bien en el mundo de la formación en EEUU, escuelas como Lambda School o Holberton School lo ofrecen, y fuimos los primeros importarlo a España  (adaptándolo por supuesto a la realidad de aquí). De esta forma pretendemos dar acceso al mejor talento, sin importar de dónde viene, lo que realmente nos importa es el potencial de nuestros candidatos y candidatas, y que se centren en aprender durante el programa sin tener que preocuparse por pagar el máster. Pero nuestra labor no acaba aquí, ya que durante todo el programa, sobre todo al finalizarlo, ponemos a disposición de nuestros alumnos un career coach que les ayuda a mejorar sus perfiles profesionales y encontrar buenas oportunidades laborales. Durante todo este tiempo hemos demostrado un alto nivel de conocimientos, tanto de programación como de soft skills, de nuestros alumnos que actualmente perciben un salario medio por encima de los 25.000€ brutos anuales (30% superior a los bootcamps) y tardan 1 mes de media en encontrar trabajo.

Además, el método que usamos en Assembler School es también una parte de nuestro valor diferencial y la faceta innovadora dentro del mercado de la formación tecnológica en España. Nuestros programas se centran en una metodología propia basada en el Peer Learning o aprendizaje colaborativo. El aprendizaje colaborativo tiene como base la colaboración entre los alumnos. En nuestra escuela no hay profesores, pero tampoco hay clases ni asignaturas. Durante los meses que dura el programa los alumnos desarrollan múltiples proyectos en diferentes áreas del desarrollo web mediante un proceso gamificado, en el que cada alumno tiene puntuaciones y conforme va avanzando con su equipo va desbloqueando proyectos, habilidades y recompensas. Nosotros ponemos mucho hincapié en aprendizaje práctico y colaborativo en el que los alumnos se convierten en sus propios profesores, aunque hay un equipo académico que se ocupa de guiar y mentorizar al alumno durante el Master, pero desde una figura de consejero y  no de transmisor de conocimientos.

¿Cómo afecta la pandemia de coronavirus a su negocio y cómo lo está afrontando?

Pues la verdad es que como a todos esta situación nos cogió sin demasiada preparación, pero nosotros unos días antes de que ordenarán el confinamiento, decidimos apostar por la formación en remoto para empezar a prepararnos por si nos confinaban. Y resulta que para nosotros el COVID ha sido una gran oportunidad. Vimos la potencialidad del remoto, en una profesión como es la de los programadores en los que podríamos decir que es una práctica habitual.  Fue entonces cuando decidimos investigar cuáles eran las mejores prácticas del trabajo en remoto, estudiando casos como el de gitlab, una empresa americana de más de 1.000 empleados que trabaja 100% en remoto, y decidimos lanzar formación en remoto en la que nuestros alumnos adquieren conocimientos y habilidades necesarios para llegar a ser grandes profesionales en remoto y también para acceder a las mejores oportunidades ya sea en España o fuera.

¿Ha tenido que tomar decisiones difíciles y cuáles son las lecciones aprendidas?

Emprender es un camino difícil en el que tienes que estar continuamente tomando decisiones y algunas cuestan más que otras. 

Durante toda mi vida he aprendido a base de golpes y enfrentándome a situaciones que me han sacado  de de mi zona de confort, todo este aprendizaje me ha llevado a trabajar de forma muy cercana con los equipos y a pedir ayuda cuando la he necesitado. Lo que ha tenido como consecuencia generar una cultura de transparencia y colaboración en la que no existe miedo a darnos mal feedback y decir lo que no funciona.

El principal aprendizaje que he sacado durante mis diferentes aventuras emprendedoras es a no tomarse las decisiones difíciles de modo personal y ubicarlas en el lugar que le corresponde, además de asumir a nivel personal que este tipo de decisiones forman parte del camino que he elegido.

¿Qué herramientas específicas, programas informáticos y habilidades de gestión está utilizando para superar esta crisis?

La crisis que hemos vivido nos ha llevado al límite a muchos de nosotros y ha levantado las alfombras de muchas organizaciones. En el momento en el que tienes que convivir en un espacio de contínua incertidumbre, es importante plantearse qué procesos tienes implementados y cómo puedes hacer que estos funcionen en las diferentes modalidades de trabajo en las que convivimos hoy en día.

Como todos sabemos tener equipos híbridos conlleva un reto comunicativo y productivo enorme y nosotros nos hemos apoyado en algunas de las principales herramientas tech. Desde Zoom, a Teams o Notion, todas estas herramientas nos han servido para mejorar y trabajar con mayor efectividad y productividad.

¿Quiénes son sus competidores? ¿Y cómo piensa mantenerse en el juego?

Entre nuestros competidores se encuentran bootcamps, universidades y otros centros de formación reglada y no reglada. Nosotros tenemos una visión clara: creemos que el mejor talento tecnológico debería tener fácil acceso a una formación de excelencia, por tanto para acceder a nuestros másters solo pagas una pequeña parte del coste del programa, la matrícula. Los alumnos empiezan a pagar el resto (hasta 90% del coste total del programa) una vez encuentran trabajo al finalizar el máster.

Además, ofrecemos un programa basado 100% en práctica con 1200 horas de programación, mientras en un bootcamp de media son 300 horas y la universidad 450 horas dedicadas a la programación. Cabe destacar que nuestros alumnos encuentran trabajo en 1 mes de media con un salario medio por encima de los 25.000€ brutos anuales (30% más que la media del mercado).

Sus reflexiones finales

Toda esta situación de crisis y pandemia ha impulsado y acelerado la digitalización de forma exponencial. Asimismo, podemos ver como las entidades educativas tradicionales han tenido aún más dificultades para adaptarse a esta situación y garantizar la calidad de sus educación.

Estamos en un momento en el que el mundo está cambiando y evolucionando a una velocidad nunca antes vista y el sistema educativo tradicional tiene un reto gigante para poder coger velocidad y ponerse a la par que el sistema productivo.

Creo que más allá de todo el daño que ha causado esta pandemia, que es mucho, hay que ver el impacto positivo que ha tenido en la educación. Este impacto lo estamos viendo y viviendo en primera persona, puesto que desde el inicio de la pandemia se nos han aproximado varias entidades educativas tradicionales para entender mejor nuestro modelo y cómo estamos afrontando los retos de las empresas para poder ser ese referente en ellas.

Estamos aquí para darle un giro a la formación tecnológica, enfocándola 100% a la empleabilidad y ofreciendo programas prácticos y basados en casos reales, en los que el alumno aprende de verdad y sale preparado para afrontar los retos reales del mundo laboral, dominando tanto las herramientas y conocimientos necesarias para ser un programador profesional, como soft skills requeridas por las empresas.

 

Su sitio web:https://assemblerschool.com/

 

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Newsletter

Top of the month